fbpx

En más de 320 huelgas por el clima católicas en todo el mundo, los jóvenes católicos marcharon y oraron, el 20 de septiembre, para exigir acciones urgentes en la lucha contra el cambio climático. Mientras las campanas de las iglesias sonaban en solidaridad, los jóvenes católicos, de Filipinas, Ecuador, Estados Unidos, México, Pakistán, Irlanda y otros lugares, se unieron a cuatro millones de manifestantes en las huelgas por el clima en todo el mundo.

Los manifestantes estaban actuando tras el llamado del Papa Francisco para que los jóvenes «salgan a las calles … y en nombre de Dios, defiendan a la Madre Tierra». Miles tomaron un liderazgo audaz para hacerlo, en el transcurso se les unieron católicos mayores que vinieron para proporcionar un apoyo intergeneracional.

Entre los manifestantes de Filipinas se encontraba Maria Lourdes Guinto, feligrés de la parroquia Our Lady of Hope en la ciudad de Quezon. María, madre de tres hijos, es colaboradora del MCMC. En una entrevista con el periódico National Catholic Reporter, dijo que era importante mostrar cómo su fe puede inspirar a los católicos y no católicos a proteger la creación. «Este planeta se comparte con todos los seres», dijo, «por lo tanto, cada uno tiene la responsabilidad de contribuir a su mantenimiento».