fbpx

Primera marcha de las mujeres indígenas por las calles de Brasilia, la capital de Brasil, en septiembre de 2019. Las mujeres viajaron un día y medio en autobús para marchar junto a sus familiares. Foto de Natalie Gomes/Cobertura Colaborativa.

Jóvenes de todo el mundo nos invitaron a replantearnos nuestras relaciones con la creación el viernes durante un inspirador seminario web del Tiempo de la Creación.

«Voces proféticas por la acción climática» presentó a cinco jóvenes destacados que están liderando la lucha por la justicia climática en todo el mundo.

Daniel Dos Santos Lima, miembro de la Comunidad Anglicana de Manaus (Brasil), y Luiz Filipe Fialho, activista ambiental brasileño, hablaron apasionadamente sobre la necesidad de proteger la selva tropical del Amazonas, el 60 por ciento de la cual se encuentra en Brasil.

Tanto Daniel como Luiz trabajan con jóvenes de comunidades indígenas que viven a orillas del río Amazonas.

Además de albergar una increíble biodiversidad, que incluye casi 2,5 millones de insectos diferentes y 40.000 especies de plantas, la selva amazónica desempeña un papel vital en la lucha para evitar los peores efectos del cambio climático, ya que absorbe una gran cantidad del dióxido de carbono que se libera por la quema de combustibles fósiles.

Pero otra temporada de incendios forestales activos este año amenaza al Amazonas. Es particularmente preocupante el hecho de que los incendios a menudo son provocados intencionalmente por agricultores que buscan desbrozar la tierra para fines agrícolas.

«Desafortunadamente, se han cometido muchos crímenes aquí en el Amazonas. Crímenes contra la humanidad, crímenes contra el medio ambiente, y poco se ha hecho para combatir todo aquello que ha degradado la Amazonía», dijo Daniel.

Luiz dijo que la Amazonía también es pisoteada por las empresas mineras y madereras.

«Hoy en día la población indígena sufre la contaminación de los ríos y las aguas que son una fuente inagotable de vida», dijo. «Todo en busca de ganancias».

«Nunca hemos sido dueños de la tierra; simplemente somos cuidadores de ella para las generaciones futuras», dijo Kelly Sherman-Conroy de la Tribu Sioux Oglala.

Kelly expuso cómo las poblaciones indígenas ven los elementos de la creación, incluyendo la tierra y el agua, de manera muy diferente a como la gente moderna ha llegado a ver esos elementos de la Tierra de Dios.

Exhortó a todos los asistentes a vivir una vida de activismo que se refleje en sus acciones diarias.

«Dios se hizo presente en medio de nosotros en la persona de Jesucristo para mostrarnos el camino», dijo.

Aaron Salzman de Estados Unidos, trabaja con la Red Católica de Desinversión para ayudar en las campañas de desinversión de combustibles fósiles en colegios y universidades católicas.

Él entró a formar parte de la red en 2017 después de sentirse inspirado por la encíclica del Papa Francisco sobre el cambio climático y la ecología.

«Laudato Si’ fue una gran inspiración para mí. El hecho de que hubiera una encíclica católica dedicada al medio ambiente me demostró que las campañas en las universidades católicas podían organizarse en torno al mismo mensaje, el cuidado de la tierra y el cuidado de los pobres», dijo Aaron, quien también es miembro de la Generación Laudato Si’ del Movimiento Católico Mundial por el Clima.

Actualmente, 14 de las 96 universidades católicas de EE.UU. forman parte de la red. También la Universidad de Seattle y la Universidad de Georgetown en Washington, D.C. ya han tomado la decisión profética de desinvertir.

Mira el webinar completo a continuación

Charles Bakolo Mvula ayudó a Malawi a combatir un problema que inquieta a todos: los plásticos de un solo uso. Charles es el Coordinador de los Anglicanos Verdes de Malawi y desempeñó un papel fundamental en el país al prohibir los plásticos de un solo uso.

Señalando que los plásticos pueden tardar hasta 1.000 años en degradarse completamente y el hecho de que los peces de todo el mundo se están muriendo por ingerir plásticos, Charles dijo: «Impulsar la prohibición de los plásticos de un solo uso en Malawi es tan importante como plantar árboles».

La prohibición se puso en marcha en junio de 2015, y la organización ha seguido cuidando de la creación desde entonces.

Garantizan que la aplicación de la ley siga siendo fuerte, comprobando los niveles de microplásticos en las masas de agua, y educando en los principios de «rechazar, reusar, reciclar».